sábado, 20 de diciembre de 2014
Todas las noticias de cine, estreños de la semana, box office, rodajes en curso, críticas...
CINEMA
Beauté / Mode
CINEMA
ESTREÑOS DE LA SEMANA
PUBLICIDAD
NOTICIAS CINEMA
ULTIMA HORA
Oscars 2015: finalistas para el premio al mejor film de habla no inglesa

Idaforeign

España está fuera de los Oscars. Otra vez. La Academia de Hollywood ha dado a conocer cuáles son las películas que aspiran al premio al mejor film de habla no inglesa. Algunas de ellas entran de ellno en lo que esperábamos de la selección. Ahora sólo falta conocer las finalistas. Destaquemos que los países de habla hispana, como Argentina y Venezuela tienen posibilidades, quizá más el primero que el segundo.

  • 'Relatos salvajes' (id, Damián Szifrón, 2014) - Argentina
  • 'Mandariinid' (Zaza Urushadze, 2013) - Estonia
  • 'Simindis kundzuli' (George Ovashvili, 2014) - Georgia
  • 'Timbuktu' (Abderrahmane Sissako, 2014) - Mauritania
  • 'Lucia de B.' (id, Paula van der Oest, 2014) - Netherlands
  • 'Ida' (id, Pawel Pawlikowski, 2013) - Polonia
  • 'Leviatán' ('Leviafan', Andrey Zvyagintsev, 2014) - Rusia
  • 'Turist' (id, Ruben Östlund, 2014) - Suecia
  • 'Libertador' (id, Alberto Arvelo, 2013) - Venezuela

Hagan sus apuestas... ¿qué? ¿mi preferida? Creo que Polonia se llevará el premio.

Vía | The Hollywood Reporter



ET AUSSI...
CRITICAS
'El Hobbit: La batalla de los cinco ejércitos', hasta nunca, Tierra Media

Cartel de 'El Hobbit: La batalla de los cinco ejércitos'

Creo que ya todos sabréis que no soy el mayor fan de las dos anteriores películas de 'El Hobbit' dirigidas por Peter Jackson, pero sí que disfruté hasta cierto punto con ambas y esperaba que sucediera algo similar con 'El Hobbit: La batalla de los cinco ejércitos' ('The Hobbit: The Battle of the Five Armies', 2015), sobre todo porque todo hacía pensar en un épico entretenimiento que, aunque solamente fuese a ráfagas, pudiera rivalizar con lo conseguido hace más de una década con 'El señor de los anillos'.

Tampoco es que esperase un milagro y encontrarme con una gran película, algo que Jackson quizá habría conseguido si hubiese adaptado la obra original en un único largometraje, pero lo que me resistía a creer es que 'El Hobbit: La batalla de los cinco ejércitos' podría ser la peor película de las seis ambientadas en la Tierra Media. Por desgracia, lo que se está vendiendo como el capítulo definitivo de la historia no es más que un largometraje agotador en el que hasta sientes pena al percibir la decadencia absoluta de la saga.

'El Hobbit: La batalla de los cinco ejércitos', épica sin alma

La épica hueca de 'El Hobbit: La batalla de los cinco ejércitos'

El hecho de que los combates realmente importantes quedaran reservados para la entrega final daba una gran ventaja a 'El Hobbit: La batalla de los cinco ejércitos' respecto a las dos anteriores entregas, pues Jackson había demostrado en su momento una gran habilidad para mostrar en pantalla las batallas entre las diferentes especies que habitan en la Tierra Media, pero lo que parecía una importante baza a su favor ha acabado siendo uno de sus mayores problemas, ya que la película nunca consigue que realmente nos interesemos en lo que pueda sucederles a los protagonistas, por lo que nuestra implicación emocional durante sus luchas a muerte roza lo nulo.

Tampoco ayuda demasiado que Jackson ponga tanto empeño en conseguir replicar lo conseguido en 'El señor de los anillos', ya que así solamente consigue resaltar aún más la falta de personalidad de una trilogía que ha traicionado por completo el tono del relato original de Tolkien para dar mucha importancia a su naturaleza de precuela. Este sacrificio ha hecho que el auténtico eje dramático no tenga el peso suficiente, y es una pena, porque precisamente la evolución de Thorin es lo único que logró captar mi interés, aunque sólo durante un rato, ya que eso se pierde tras la ridícula escena empleada por Jackson para justificar su cambio de mentalidad.

Richard Armitage en 'El Hobbit: La Batalla De Los Cinco Ejercitos'

Lo más llamativo de todo es que la batalla a la que hace alusión el título acabe siendo tan pesada, pues para cuando ha empezado yo ya había desconectado por completo de los problemas de los personajes y de las estrategias de cada bando para salir victorioso. Esa falta de empatía se agrava aún más por la marcada tendencia de Jackson a la saturación durante los combates -¿de verdad hacen falta tantos elfos, enanos, humanos y orcos cuando todo acaba siendo un amasijo digital en el que únicamente se da cierta entidad a un puñado de personajes?-, por lo que apenas son necesarios cinco minutos para que todo se vuelva peligrosamente repetitivo.

Como era de esperar, Jackson echa mano de los recursos habituales de su puesta en escena -esos planos aéreos no podían faltar estando él tras las cámaras- y no voy a negar que consigue crear algún plano con un atractivo visual incuestionable -sería increíble no hacerlo contando con tantos medios como los que ha tenido a su disposición-, pero dista mucho de ser una recompensa suficiente para la indiferencia que sentí durante el 99% de su metraje. Al final eso es lo realmente importante, ya que todo su despliegue visual está al servicio de un producto vacío y carente de alma.

Un cierre deficiente

Martin Freeman en 'El Hobbit: La Batalla De Los Cinco Ejercitos'

Por si no fueran pocos todos los problemas mencionados con anterioridad, conviene señalar también que 'El Hobbit: La batalla de los cinco ejércitos' también resulta muy insatisfactoria como cierre a lo que se nos había contado en las dos entregas anteriores, algo evidente desde la muy decepcionante resolución del cliffhanger que nos dejó 'El Hobbit: La desolación de Smaug' ('The Hobbit: The Desolation of Smaug', Peter Jackson, 2013), donde se nos dejaba con la miel en los labios para lo que se intuía como un impresionante ataque al pueblo que acaba al mismo tiempo sabiendo a muy poco y molestando por los excesos digitales utilizados.

Una vez superado eso, Jackson opta por estirar todo lo posible el inevitable comienzo de la batalla sin aportar nada realmente nuevo al espectador, por lo que uno va desesperándose esperando a que realmente suceda algo, ya que ni siquiera su reparto, correcto en líneas generales -los que peor parados salen son todos los que interpretan a elfos- pero sin nada jugoso para explorar, -como ya comentaba más atrás, la única excepción es la forma en la que un atinado Richard Armitage aborda el delicado estado psicológico de Thorin- consigue que nos olvidemos de que se está estirando todo lo máximo posible para justificar que hayan sido tres películas.

Por no haber es que ni siquiera hay una escena tan conseguida que te permita ver con otros ojos sus -numerosos- defectos -lo más parecido que recuerdo es el breve y simpático momento de Gandalf con su pipa-, algo que sí sucedía con la aparición de Gollum en 'El Hobbit: Un viaje inesperado' ('The Hobbit: An Unexpected Journey', Peter Jackson, 2012) y con la charla entre Bilbo y Smaug en la segunda parte. Aquí todo sabe a ya vivido y/o rutinario con el añadido de que los personajes están en su mayoría muy desdibujados, por lo que el hecho de zanjar sus historias pierde relevancia en casi todos los casos.

En definitiva, 'El Hobbit: La batalla de los cinco ejércitos' es una película vacía, cansina y redundante que fracasa con estrépito tanto como cierre de la trilogía como en su intento de dejar claro que se trata de una precuela de 'El señor de los anillos' y también en su naturaleza de lujoso pasatiempo, pues su épica hueca resulta de lo más frustrante cuando esta semana se estrena también un gran entretenimiento como 'Big Hero 6' (Don Hall y Chris Williams, 2014). Hasta nunca, Tierra Media, no te echaré de menos.



'El niño', el genio de Monzón

Elniñof1

En la estupenda entrevista que Tonio L. Alarcón realizó para Miradas de cine, Daniel Monzón le dice en cierto momento, al respecto de sus influencias, que se ha sorprendido leyendo las semejanzas que la crítica en general encuentra en su forma de dirigir, como cuando oyó los nombres de Sam Fuller o Don Siegel al tratar una película como su aclamada ‘Celda 211’ (2010). La humildad por encima de todo, una forma de agradecer que te comparen con semejantes directores, un dato más para tener a Daniel Monzón en cuenta como una de los valores más seguros de nuestro cine, siempre en tela de juicio.

Debo reconocerlo, Monzón no me interesaba demasiado cuando era un reconocido crítico de cine, no por sus opiniones, sino por su forma de expresarlas. Cuando vi su ópera prima me comí encantado mis palabras pues pensaba que no nos iba a ofrecer un buen trabajo. Ahora, con el paso del tiempo, y salvando esa memez protagonizada por Timothy Hutton, Monzón me ha ofrecido buen cine. Y el hecho de que sea un cinéfilo con clase, de envergadura, es algo bien visible en su filmografía, desde la mejor hasta la peor de sus películas. ‘El niño’ (2014) no es una excepción.

Elniñof2 Daniel Mozón, segundo por la izquierda, dando instrucciones a Ian McShane y Luis Tosar

‘El niño’ ofrece varias historias alrededor del paso de droga que se realiza en el sur de nuestro país, de Marruecos a Gibraltar. Dos historias en paralelo se suceden, dos que curiosamente colman las inquietudes de diferente tipo de espectador. Por un lado las desventuras del Niño del título —debutante Jesús Castro, al que todavía falta pulir más su estilo físico— junto a un par de amigos, que metiéndose en el narcotráfico intentan juntar dinero para cumplir sus sueños de juventud, amor incluido. Por otro lado, los policías que tratan de detener todo ese tráfico de drogas que tantas vidas destroza.

Monzón es un tipo muy inteligente que sabe que para mantener el interés debe contar con dos actores tan versátiles como Sergi López o Eduard Fernández, que tanto pueden hacer del mejor amigo del protagonista como del mayo cabrón bajo las estrellas. También sabe que debe complacer al público más joven, con una historia de amor impostada —el film funcionaría perfectamente sin ella—, pero sin cargar demasiado las tintas —ni los fondos de amaneceres o atardeceres de postal— para centrarse en lo que realmente importa: un thriller fiero a ratos, eficaz en todo momento y con una acción física alejada de las filigranas que reinan en el género actualmente.

Elniñof3

Pulso firme, secundarios y Bárbara Lennie

Y que Mozón es un cinéfilo de pura cepa se nota en su cine, y no hay nada de peyorativo en el comentario, sino todo lo contrario. No tengo que citar ninguna película en concreto y que luego él se sorprenda de lo que lee, porque la influencia de la que yo hablo es la de haber mamado cine desde pequeño. Uno ve ‘El niño’ y reconoce en la historia vestigios del cine clásico, de aquellas películas en las que los secundarios se hacían con la función. ¿Hay alguna historia de amor más contenida este año que la que siente el personaje de una maravillosa Bárbara Lennie hacia el de Luis Tosar? Cuanto más sutil, mejor.

Muchos citan a Michael Mann cuando hablan de ‘El niño’. Podría citarse al director de dos de los mejores thrillers de los últimos 20 años, sobre todo en las tomas nocturnas de alguna de las escenas de acción, para el que suscribe el único punto flojo de la cinta, por alargar demasiado algunas tomas en las persecuciones, rompiendo un poco el ritmo. Pero servidor sigue viendo el pulso de un Don Siegel setentero, sobre todo, época a la que ‘El niño’ parece evocar. También Dassin, incluso Fuller, todo ello de la mano de un director que sabe cómo contentar al público, a mucho tipo de público y que sabe de sobra, o eso creo, cuál es el camino que debe seguir nuestro tan vilipendiado cine.

Y Bárbara Lennie se merece todos los premios habidos y por haber, ya sea por esta película o por la magistral ‘Magical Girl’ (Carlos Vermut, 2014). Lennie es una de esas actrices, rara avis, que controlan a la perfección su voz y físico —imponentes ambos— siendo antes que interpretando. Un diamante en bruto destinado a convertirse en una de las mejores actrices de la historia. Como suena.

Otra crítica en Blogdecine:



Otras críticas en Blogdecine :