lunes, 21 de agosto de 2017
Todas las noticias de cine, estreños de la semana, box office, rodajes en curso, críticas...
CINEMA
Beauté / Mode
CINEMA
ESTREÑOS DE LA SEMANA
PUBLICIDAD
NOTICIAS CINEMA
ULTIMA HORA
Revelado el motivo de los reshoots de 'Liga de la Justicia' y Ben Affleck pide calma: "DC al fin lo está haciendo bien"

Batman

'Liga de la Justicia' ('Justice League') es una de las películas más esperadas de lo que queda de 2017, pero no son pocas las dudas que hay sobre ella. Primero fue la marcha de Zack Snyder por la muerte de su hija, siendo rápidamente sustituido por Joss Whedon, pero fueron los reshoots los que avivaron la polémica: 25 millones de dólares para rodar más material con el curioso detalle de que Henry Cavill tenía que grabar sus escenas con el bigote que se había dejado para 'Misión Imposible 6'.

Como es lógico, existía mucha curiosidad por conocer más detalles sobre los cambios que supondrá para 'Liga de la Justicia', pero los principales implicados no se habían querido pronunciar hasta ahora. Ha sido Ben Affleck, quien recientemente desmintió el rumor sobre su marcha de la saga de superhéroes de Warner y DC, quien ha querido lanzar algo de luz, reconociendo que está siendo poco ortodoxo, pero aclarando que está más que satisfecho con el resultado y nos pide calma:

Zack (Snyder) tuvo una tragedia familiar y se retiró, lo cual es horrible. La mejor persona que pudimos encontrar para la película fue Joss (Whedon). Tuvimos mucha suerte de que aceptase.

Es un interesante producto de dos directores, ambos con visiones únicas, con formas muy potentes de abordarlo. Nunca había tenido esa experiencia haciendo una película. Tengo que decir que adoro trabajar con Joss y que me encanta lo que hemos hecho con él.

Affleck

Además, el actual Batman también ha querido puntualizar que la grabación de nuevas escenas es algo habitual en Hollywood y que no deberíamos preocuparnos porque 'Liga de la Justicia' las tenga. De hecho, no duda en alabar el trabajo actual de DC -aunque eso no deje precisamente bien a lo anterior sin tener que decirlo expresamente-:

Nunca he trabajado en una película sin reshoots. ¡En 'Argo' lo hicimos durante una semana y media! ¡Cuatro días en 'Adiós, pequeña, adiós' ('Gone Baby Gone'). Este es un gran momento para trabajar con DC. Están encontrando su sitio. Están haciéndolo bien. Al fin sentimos que está funcionando.

Morton

No obstante, eso no nos aclara cuál es el objetivo principal de invertir tanto dinero en la grabación de nuevas escenas. Ahí es donde entra en escena Joe Morton, que interpreta en la película al Dr. Silas Stone y al que también pudimos ver en 'Terminator 2: El juicio final' ('Terminator 2: Judgment Day'), para darnos detalles más concretos, señalando claramente cuál es el motivo y también qué personaje se ve más afectado por ello:

Sé que con Ray (Fisher), el joven que interpreta a Victor (Cyborg), ha habido ciertos ajustes que hicieron por una cuestión de tono del personaje. Por lo que he oído, existía la necesidad por parte del estudio de aligerar la película en cierta medida porque era demasiado oscura. No sé que significa eso en lo referente a los reshoots, pero es lo que he oído. Creo que por eso volvieron a rodar escenas.

Justicia

Esto huele a querer hacer que 'Liga de la Justicia' coja prestada la fórmula de Marvel pero sin abusar de ella. Se ve que en Warner han tomado nota del éxito de 'Wonder Woman' y quieren que ese sea el camino a seguir en lugar de la apuesta por ese tono más adulto y oscuro que había caracterizado a su universo cinematográfico hasta ahora. El 17 de noviembre saldremos de dudas.

Vía | Dark Horizons



Stephen Lang seguirá siendo el villano en las secuelas de 'Avatar'

Stephen Lang en Avatar

Hay quien piensa que James Cameron ha esperado demasiado para continuar 'Avatar' (2009) pero cada novedad relacionada con las secuelas genera tanta atención que apostaría que va a volver a arrasar; al menos con 'Avatar 2'. El plan es realmente ambicioso y arriesgado, desde luego, si bien hablamos del director de las dos películas más taquilleras de la historia: debe estar preparando algo extraordinario.

Después de años de preparación y retraso de fechas, al fin está trabajando en el rodaje de las cuatro entregas y uno de los detalles más llamativos de esta colosal producción es que prácticamente mantiene el mismo reparto de 'Avatar'. Y por lo visto, da igual que los personajes sobrevivieran o murieran, no han abandonado Pandora. De hecho, Cameron ha confirmado que Stephen Lang seguirá siendo el gran villano de la saga:

James Cameron con Stephen Lang

"El concepto interesante de las secuelas de 'Avatar' es que básicamente son los mismos personajes. Hay nuevos personajes y un montón de nuevos escenarios y criaturas, así que estoy llevando a los personajes que conoces a sitios desconocidos y moviéndolos en este viaje más grande.

Pero no es un montón de nuevos personajes cada vez. No hay un nuevo villano cada vez, lo cual es interesante. Es el mismo tío. El mismo hijo de puta a través de las cuatro películas. Es muy bueno y cada vez se vuelve mejor. Sé que Stephen Lang se va a salir."

Ya hemos comprobado, tanto en 'Avatar' como en la reciente 'No respires' ('Don't Breathe', 2016), que Lang puede dar vida a un formidable e intimidante antagonista, no dudo que hará otro gran trabajo. No obstante, suena a oportunidad perdida y un tanto aburrido mantener al mismo villano durante toda la saga, en lugar de presentar a nuevos enemigos con diferentes personalidades, conflictos y objetivos. ¿Qué opinas?

El malvado Coronel Miles Quaritch es el tercer personaje que vuelve a la vida en las secuelas de 'Avatar'; también resucitan los que interpretaron Sigourney Weaver y Matt Gerald. Asimismo, repiten Sam Worthington, Zoe Saldana y Joel David Moore mientras que las novedades son Cliff Curtis y Oona Chaplin.

Recordemos que 'Avatar 2' se estrenará en las navidades de 2020, 'Avatar 3' en 2021, 'Avatar 4' en 2024 y 'Avatar 5' en 2025.



ET AUSSI...
CRITICAS
'Rey Arturo: La leyenda de Excalibur', una entretenida revisión del mito arruinada por su horrible final

Cartel Rey Arturo

El verano cinematográfico está llegando a su fin y son varios los títulos que han obtenido unos resultados en taquilla inferiores a los esperados. Sin embargo, hay dos cintas que sobresalen por encima del resto en este apartado: ‘Valerian y la ciudad de los mil planetas’ (‘Valerian and the City of a Thousand Planets’) y ‘Rey Arturo: La leyenda de Excalibur’ (‘King Arthur: legend of the Sword’).

La casualidad ha querido que ambas se estrenen con apenas siete días de diferencias entre sí en España cuando hubo más de dos meses en el caso de Estados Unidos. Ahora toca centrar nuestra atención en el largometraje dirigido por Guy Ritchie, el cual sufrió una errática campaña promocional que le hizo un flaco favor. Una vez vista, es cierto que su tramo final es peor que lamentable, pero hasta entonces estaba siendo un blockbuster más que digno y con cierta personalidad.

Se nota que es una película de Guy Ritchie

Law Arturo

Sería muy sencillo dejarlo todo en una mezcla ‘El señor de los anillos’, ‘Juego de Tronos’ y el mundo de los videojuegos como los elementos de los que bebe ‘Rey Arturo: La leyenda de Excalibur’, pero también estaríamos cayendo en la misma pereza de la que acusamos a muchas películas. Es cierto que algo de eso hay por ahí -en algunos momentos están muy presentes, en otros es algo meramente accesorio-, pero lo que prima por encima de todo es el intento de Ritchie de ofrecer una visión fresca y con toques modernos de esta mítica historia. Vamos, un poco lo que hizo hace años con ‘Sherlock Holmes’.

De hecho, cuando mejor funciona la película es cuando se centra en la forma de presentarnos la historia, echando mano de ciertos tics visuales y narrativos que ayudan a aligerar el tono del relato sin por ello renunciar a que todo siga el camino deseado y correctamente marcado por el guion de Joby Harold, Lione Wigram y el propio Ritchie. En todo momento queda claro el tipo de propuesta, donde no importan tanto la inteligencia de los diálogos como que ese coqueteo con la comedia funcione sin pasarse de la raya.

Además, también hay varias píldoras de ese espectáculo visual que es por lo único por lo que cierto tipo de espectador está dispuesto a pagar su entrada de cine. Al principio bastante conseguidos, sobre todo en la parte del pasado clave para plantear el escenario actual -eso sí, lástima que Eric Bana haya quedado para papeles de este tipo cuando lo tenía todo para ser una gran estrella-, pero luego la cosa va degenerando hasta que hace acto de presencia uno de los casos más desesperantes de esquizofrenia digital que recuerdo.

De más a mucho menos

Efectos Arturo

Eso es algo que uno ya va percibiendo según pasan los minutos, pero aquí se reserva la mayoría del despliegue visual para su último acto, por lo que aunque llamativo, nunca lo es tan tanto como para que uno desconecte. Además, esa progresión de lo canalla a algo más épico y dramático está dosificada con suficiente naturalidad como para que uno vaya asumiendo la creciente importancia de los aspectos más mitológicos del reparto.

Siendo justos, lo que más llama la atención es que por su forma de ser casi parece más un blockbuster de los años 90, rodado con filigranas visuales que Ritchie viene utilizando desde sus inicios, pero que ha perfilado lo suficiente como para que no sepan a antiguos. Además hay que juguetear con el mito artúrico para que no haga acto de presencia esa sensación de pasado de moda y todo eso es algo que limita a la película. Es honrada exponiéndolo y nunca intenta engañarnos, pero podría haber sido un gran pasatiempo y se queda en algo llevadero y simpático pese a sus inconsistencias.

Escena Arturo

Por su parte, Charlie Hunnam no está destinado a ser una estrella de cine. Le falta ese punto extra de carisma que en ‘Sons of Anarchy’ quedaba compensado por tener un personaje con mayor profundidad, pero las grandes superproducciones no suelen incidir tanto en este punto y hay que recurrir a otras virtudes como la presencia y el saber estar. Aquí Hunnam cumple -sobre todo cuando ha de mostrar el lado más pícaro de Arturo-, pero la película requería que se luciera y que nos engatusara para obviar esas limitaciones de la película y no lo consigue.

Del resto del reparto ha llegado un punto en el que me he olvidado de casi todos ellos con la excepción de un Jude Law muy cumplidor hasta que el absurdo del tercer acto lastra en demasía su cometido y de Astrid Bergès-Frisbey, pero únicamente por su peculiar acento. El resto pues ahí están, defendiendo con dignidad sus personajes pero sin posibilidad real de aportar nada estimulante.

Una pena en los casos de Aidan Gillen o Djimon Hounsou, porque para algo así casi mejor contratar actores más baratos y evitar esos desequilibrios visuales que van restando credibilidad a ‘Rey Arturo: La leyenda de Excalibur’ hasta ese desastre final, donde todo se hunde sin remisión. No quiero entrar en detalles por eso de los spoilers, aunque sí me gustaría añadir que mucho me quejé de ‘Transformers: El último caballero’, pero aquí se cae a esos niveles o incluso más bajo y se transmite la sensación de haber tirado el dinero. En la de Michael Bay me daba todo igual, pero al menos lucía lo invertido.

En definitiva, Guy Ritchie nos ofrece una visión del mito artúrico ágil y entretenida por mucho que se limite a si misma constantemente hasta que todo se hunde sin remisión en uno de los peores terceros actos que vamos a ver en todo 2017. Lástima que eso suceda y también que su acabado visual es impropio de una cinta que ha costado cerca de 200 millones de dólares, pero al menos es un blockbuster honesto que durante la mayor parte de su metraje cumple con lo que promete. Ojalá fuera suficiente.

Otras críticas en Espinof:



'Hasta los huesos', una oportunidad perdida pese a una notable Lily Collins

Cartel Hasta Huesos

Netflix tiene que hacer frente a la posibilidad cada vez más real de que las majors de Hollywood opten por dejar de venderles los derechos de sus películas para crear su propio servicio de streaming. Disney ya ha anunciado que piensa a hacerlo en 2019 y cuestión de tiempo que compañías como Warner, Fox, Paramount o Universal empiecen a sopesar esa posibilidad seriamente si es que no lo están haciendo ya.

A Netflix no le queda otra que potenciar su catálogo de películas propias si no quiere quedarse atrás. Lo cierto es que ya ha estrenado multitud de largometrajes exclusivos desde que lanzara ‘Beasts of No Nation’ en octubre de 2015, pero aún no ha terminado de asentarse. Una de sus últimas propuestas ha sido ‘Hasta los huesos’ ('To the Bone'), uno de los títulos más comentados del último Festival de Sundance y que se queda en tierra de nadie en su aproximación a la anorexia pese al notable trabajo de Lily Collins.

Una apuesta que evita la sensiblería barata

Keanu Collins

La anorexia no es una enfermedad por la que el cine de Hollywood se haya interesado tanto y eso que es un tema que nunca desaparece. El problema quizá sea que había que abordarlo de una forma muy precisa para no caer en un retrato vacío y lacrimógeno que hiciera más mal que bien. Ahí es donde el hecho de haberlo experimentado puede ayudar a dar con el tono adecuado y eso es lo que creía haber conseguido Marti Noxon, guionista y directora de ‘Hasta los huesos’.

Ella misma sufrió esa enfermedad cuando era una adolescente y en todo momento se nota el mimo con el que ha querido mostrarnos sus efectos, contando además con una aliada especialmente implicada, ya que Lily Collins, su protagonista, también padeció anorexia. ‘Hasta los huesos’ tenía el caldo de cultivo idóneo para darnos un drama de primera categoría, pero a la hora de la verdad acaba quedándose a medias, incapaz de abrazar lo que podría haberla convertido en una película única.

Lo primero que llama la atención es el enfoque elegido por Noxon, en el que casi prima más un retrato de los problemas de la adolescencia que los efectos de la propia enfermedad. Soy consciente de que la anorexia influye en todo momento la toma de decisiones y la actitud de los personajes, pero ‘Hasta los huesos’ duda sobre hasta qué punto quiere profundizar y por ahí acaba en un extraño punto intermedio que le impide brillar más allá de lo puramente interpretativo.

‘Hasta los huesos’ no se centra y eso acaba pasándole factura

Collins Huesos

Y es que Collins, una actriz que tampoco había demostrado estar sobrada de talento hasta ahora, se entrega en cuerpo y alma. Es cierto que está bien rodeada y que los demás personajes ayudan a ofrecer una mayor variedad para que Collins no esté condenada a incidir una y otra vez en lo mismo, pero no es tan fácil ir modulando los diferentes estadios de su sufrimiento sin caer en todos los excesos a los que se prestaba y que en ocasiones el guion de Noxon casi parece fomentar.

Ahí es donde el hecho de vincularlo todo a los problemas de la adolescencia hace que la película incurra en ciertos lugares comunes que nos hacen pensar que estamos viendo algo que ya nos han contado sin el añadido de la anorexia. ¿Quizá sea la forma de Noxon de no subrayar más de la cuenta ciertos aspectos de la enfermedad? Podría ser, pero el resultado es una descripción un tanto enclenque del gran eje temático de ‘Hasta los huesos’, intentando priorizar una ligereza más fácil de digerir por parte del espectador.

Escena Huesos

Además, el buen hacer del resto del reparto no debería hacer que obviemos que los demás personajes nunca llegar a ser realmente interesantes en sí mismos, teniendo además una preocupante tendencia al estereotipo. Ni siquiera el peculiar doctor interpretado por Keanu Reeves destaca tanto como nos gustaría, reforzando ese sentimiento de vaivén en cuestiones de tono que sí que ayuda a Collins -porque la subtrama romántica no tiene otra razón que ser que esa-, pero no a la película, que va dispersándose cada vez más.

De hecho, la escena dramática culminante no está tan lejos de resultar ridícula cuando su fuerza simbólica debería haber destacado por encima de todo. Esa indecisión previa a apostar por algo hasta las últimas consecuencias en beneficio de un retrato general más delicado tiene sus ventajas, pero en términos generales acaba restando sin llegar a destruir la película. Simplemente nos deja con ganas de que Noxon, quien opta por una aproximación similar desde la puesta en escena, hubiera echado toda la carne en el asador.

En definitiva, ‘Hasta los huesos’ es una propuesta con buenas intenciones que no aborda un tema tan delicado con fines puramente lacrimógenos y que además cuenta con una actuación muy solvente por parte de Lily Collins. El problema es que le falta determinación y acaba resultando un tanto frustrante su forma de conectar la enfermedad con otros problemas de la adolescencia y también por la escasa enjundia que tiene el resto de personajes, algo compensado en parte por el buen hacer del resto del reparto.



Otras críticas en Blogdecine :