lunes, 03 de agosto de 2015
Todas las noticias de cine, estreños de la semana, box office, rodajes en curso, críticas...
CINEMA
Beauté / Mode
CINEMA
ESTREÑOS DE LA SEMANA
PUBLICIDAD
NOTICIAS CINEMA
ULTIMA HORA
'Shaft', el reboot tendrá un enfoque cómico

Shaft

Imagino que todos vosotros recordaréis que el pasado mes de febrero se confirmaba que New Line estaba preparando un nuevo reboot de 'Shaft'. Por aquel entonces poco más se sabía sobre un proyecto que no tenía guionista, director o protagonista, pero hace unos días se anunciaba la contratación de Kenya Barris y Alex Barnow para escribirlo con la intención de darle un toque cómico sin perder sus raíces como héroe de acción. Algo lógico para intentar llegar al mayor público posible, pero la polémica no ha tardado en aparecer.

Ha sido David Walker, autor de varios cómics protagonizados por Shaft y también de la primera novela autorizada dentro de la saga en varias décadas, el que ha puesto el grito en el cielo por lo que considera poco menos que una traición a la naturaleza del personaje. En su opinión, el mundo necesita más héroes de acción negros en lugar de personajes chistosos y le ofende que sólo puedan acceder a esos personajes a cambio de tener que hacer bromas a tutiplén.

Walker también apunta su indignación con transformar al héroe negro más icónico en una figura cómica y que el camino a seguir debería hacer más cintas como la entretenida 'The Equalizer' en lugar de querer cambiar lo que, según él, no necesita cambios. Por mi parte, entiendo que molesten alteraciones así, pero creo que últimamente se está demasiado atento a cómo reflejan elementos "secundarios" en una película y que la posibilidad de que sea o no buena es algo que parece no importar ya demasiado incluso una vez vista, ¿qué opináis vosotros?

PD: Podéis leer íntegras las declaraciones de Walker pinchando aquí.



Taquilla española | 'Pixels' y 'Ant-Man' no pueden con la magia de Pixar

Pixels y Ant-Man

Pixar sigue en la cima. La cartelera española recibió esta semana la llegada de dos fuertes estrenos, 'Pixels' y 'Ant-Man', pero ninguno ha podido arrebatar el número 1 a 'Del revés (Inside Out)', la última joya del estudio de animación (posiblemente su película más adulta, ¿no os parece?). Ahora su principal rival es 'Ted 2', ¿creéis que puede ser destronada?

Curiosamente, la novedad que más interesó al público fue la comedia fantástica sobre cazavideojuegos que está poniendo en duda el tirón comercial de Adam Sandler; Sony la proyectó en 473 pantallas y obtuvo un buen promedio de 2.342€. A pesar de llevar el sello Marvel, el hombre hormiga interpretado por Paul Rudd no ha tenido el éxito esperado en nuestro país (en Estados Unidos sí ha triunfado) y tiene que conformarse con la cuarta plaza, detrás de las mencionadas y 'Los Minions'; su promedio fue de sólo 1.249€ (665 salas).

Top 10 de la taquilla en España

Como podéis comprobar en la tabla, ningún otro estreno se coló en el Top 10. Cabe destacar el puesto 11º de 'Sólo química', una propuesta romántica española que no ha llamado la atención (107.847€ con 151 copias, 714€ de media); la entrada al 13º de 'Lío en Broadway' ('She's Funny That Way'), la nueva comedia de Peter Bogdanovich (58.915€ con 44 copias, 1.339€ de media); y la bajísima 21º plaza de 'Todo saldrá bien' ('Everything Will Be Fine'), lo último de Wim Wenders (21.077€ en 31 cines, 680€ de media). Os dejo sus trailers por si tenéis curiosidad:

Datos | Elseptimoarte



ET AUSSI...
CRITICAS
Cine en el salón: 'Mission: Impossible', la acción no Palma

Mision Imposible Poster

Diecinueve años y cinco películas es el saldo actual de la franquicia de 'Mission: Impossible' (id, Brian De Palma). Una franquicia que se iniciara en 1996 con el primer filme que producía Tom Cruise y que adaptaba para el cine una de las series de televisión míticas de finales de los sesenta y principios de los setenta en Estados Unidos. Una serie que pasaría a la posteridad entre otras cosas por los mensajes que se autodestruían y por el enérgico tema principal compuesto por Lalo Schriffin y que Paramount quiso rescatar a mediados de los noventa para una generación que, debido a la gran aceptación que han ido teniendo las sucesivas entregas, se ha convertido en varias.

Anticipándonos de nuevo en Cine en el salón al estreno el próximo viernes de 'Misión: Imposible - Nación Secreta' ('Mission: Impossible - Rogue Nation', Christopher McQuarrie, 2015), esta semana me saltaré toda la "programación" habitual de especiales y la dedicaré a cubrir desde hoy al jueves las cuatro producciones que hasta el momento nos han acercado a las aventuras de ese incombustible Ethan Hunt encarnado por Cruise y al cambiable grupo del IMF, la rama ficticia de los servicios de inteligencia estadounidenses que encarga a sus agentes esas misiones que nadie más puede cumplir.

De improbable a posible

Mision Imposible 1

Propietaria de los derechos desde hacía bastantes lustros, Paramount llevaba ya tiempo intentando poner en pie una adaptación a la gran pantalla de 'Misión imposible' cuando Tom Cruise se interpuso en su camino y los convenció de que ya era hora de rendir homenaje a una de sus series favoritas de todos los tiempos. Estrenándose, como decía antes, en su faceta de productor junto a Paula Wagner, Cruise se las arregló para llegar a un acuerdo mediante el cual el estudio pondría un máximo de 70 millones de dólares para rodar una cinta que, en palabras de De Palma —que fue contratado a los pocos meses de tener el proyecto luz verde— "quería sorprender constantemente a la audiencia".

Bajo esa perspectiva, el mayor escollo que se encontró 'Mission: Impossible' desde un primer momento —un escollo que, por mucho que se intentó subsanar, acabaría por dar la cara en el producto final— fue poder concretar un guión que convenciera a todo el mundo y que trascendiera el talante inicial de varias secuencias de acción espectaculares cosidas a un esqueleto de lo más enclenque. Un problema éste que nadie parecía adecuado para subsanar y que necesitaría en última instancia de muchas manos.

Así, varios serían los nombres que irían sucediéndose en la autoría de ese libreto que no terminaba de cuajar: desde Sidney Pollack, primero de los escritores con los que Cruise colaboró en la redacción de la historia hasta David Koepp y Robert Towne, autores acreditados en el filme como los responsables de dar forma última al guión, pasando por Willard Huyck, Gloria Katz y Steve Zaillian, que también figura acreditado como artífice del relato. Un maremagnum de gentes que provocaría, en última instancia, que la cinta entrara en fase de pre-producción sin un hilo conductor cerrado, con De Palma volcado en diseñar las secuencias de acción y un Towne que sería el que terminaría por poner orden entre tanto desconcierto.

De posible a 'Mission: Impossible'

Mision Imposible 2

Un orden éste que, como apuntaba algo más arriba, no termina por cuajar del todo en un filme que, sujeto a una sucesión que parte del binomio base de (exposición + set-piece), encuentra en el primer término del mismo constantes inconsistencias. Inconsistencias que, por otra parte, lastran indefectiblemente el espléndido ritmo que De Palma confiere, no sólo a las soberbias secuencias de acción —las tres que jalonan el metraje— sino a casi dos horas de metraje que, como digo, sólo resultan insulsas en contados momentos en los que la atención de la historia se desvía hacia todo el entramado de traiciones y dobles agentes que mueve el cotarro.

Con la lista NOC —un listado de todos los nombres de los agentes del IMF— como McGuffin del asunto, está claro que lo que menos interesa en una cinta como 'Mission: Impossible' es buscarle tres pies al gato y hacer sangre en las lagunas que pueblan el avance de la acción cuando es ésta una producción pensada para entretener y hacerlo de tal manera que el espectador se quede pegado al asiento con la inventiva visual y narrativa de De Palma. Un director que, tres años después de habernos dejado mudos con el final de 'Atrapado por su pasado' ('Carlito's Way', 1993), echaba aquí "el resto" para no volver a encontrar el favor del público con sus ulteriores propuestas.

Mision Imposible 3

Marcando el filme de forma inequívoca con su sello —no faltan ni los encuadres angulados ni las instantáneas en las que se juega a mostrar con igual claridad primer plano y fondo— la imaginativa acción que el cineasta idea para 'Mission: Impossible' encuentra precisa exposición en la muy imitada secuencia del robo de la citada NOC en las instalaciones de Langley, veinte minutos en los que De Palma maneja al espectador a su antojo, que son un prodigio de montaje y que, a día de hoy, casi veinte años despúes, siguen siendo probablemente los más recordados de cualquiera de las entregas de la saga.

Coronando el clímax a toda velocidad a bordo del TGV francés con una set-piece de mayor intensidad pero menor personalidad, 'Mission: Impossible' se hace también fuerte tanto en lo efectivo de su reparto —un epíteto que no aplicaría a Emmanuelle Beart, quizás la decisión de cásting menos afortunada de la producción— como en la ajustada labor de Danny Elfman a los pentagramas. La partitura de Elfman, juguetona a la par que potente cae, no obstante, en el saco de esos trabajos de encargo que tanto se alejan del mundillo en el que más cómodo se siente el compositor y en el que ha compuesto sus mejores obras —el de Burton, por si había alguna duda—.

Fallas, airadas reacciones de los fans de la serie contra el personaje de Jim Phelps —el héroe de la encarnación televisiva tornado aquí en villano con el rostro de John Voight— y recepción crítica moderada incluída, 'Mission: Impossible' se alzó de forma indiscutible como uno de los mayores éxitos de taquilla de 1996, batiendo varios récords y superando, tan sólo en Estados Unidos, el doble del presupuesto final de 80 millones que terminaría por costar a las arcas de la Paramount la película. Servida quedaba pues en bandeja de oro la oportunidad de abrir una saga que, cuatro años más tarde, sería vehículo para el aburrimiento, John Woo y unas cuantas palomas.



'Eliminado', el terror te llama por Skype

Cartel de 'Eliminado'

El cine de terror de bajo presupuesto ha dado gran cantidad de alegrías a sus productores durante los últimos años con el éxito de cintas como ‘Paranormal Activity’, que recaudó más de mil veces lo que costó hacerla, ‘The Devil Inside’, con unos ingresos cien veces superiores a lo que gastaron en hacerla, o ‘Insidious’, que a su paso por cines amasó más de sesenta veces el desembolso realizado para que pudiera existir.

Es obvio que no todas las propuestas de este tipo consiguen una rentabilidad tan grande, pero es muy raro que no consigan al menos recuperar lo invertido. En el caso de ‘Eliminado’ (Unfriended) sus productores pueden estar contentos, pues ya ha ingresado casi 50 millones de dólares cuando su presupuesto apenas asciende a uno. No obstante, lo que a nosotros deberíamos importarnos es que está por encima del nivel habitual de estos títulos aunque se quede muy lejos de ser una gran película.

’Eliminado’, por encima de la media

Escena de 'Eliminado'

No es la primera vez que una cinta de terror americana de bajo presupuesta se interesa por vincular el creciente uso de las nuevas tecnologías, ya que hace en 2012 ‘Smiley’ usaba chatroutelle para ofrecernos una lamentable variante tecnológica del slasher. Mi gran miedo tras ver su tráiler era que ‘Eliminado’ cayese en el mismo error, es decir, un guión disperso y lamentable recitado por unos actores que a duras penas merecen ser llamados así y con un director incapaz de hacer nada de provecho con el material. Me equivocaba.

Lo que incluso los detractores de la película tendrán que conceder es que ‘Eliminado’ sabe perfectamente lo que quiere ser y también la forma en la que quiere transmitir su mensaje al público. Eso se traslada a una ajustada duración en la que todo lo que hacen los personajes tienen una relación causa-efecto bien delimitada y las posibles argucias en forma de giro argumental quedan limitadas a un ente asesino ajeno a toda regla racional.

Imagen de 'Eliminado'

Esto es algo que uno ha de comprar o le va a ser imposible conectar con la película, pero donde sí veo espacio para el debate es en los motivos para no hacerlo, pues hay infinidad de películas que han requerido saltos de fe mucho mayores y muchos que aquí se quejarán lo aceptaron sin más. Una vez señalado esto, también hay que reconocer que hay varios errores de continuidad que en algunos casos son tan evidentes –la cuenta con los dedos- que uno se percata de ello incluso aunque se haya dejado llevar.

Además, el guión del debutante Nelson Greaves dista mucho de querer profundizar más allá de lo evidente en su llamativa premisa, pero al menos acierta en la mayoría de sus justificaciones para que los jóvenes protagonistas sigan sentados ante su ordenador y sabe ir avanzando con un ritmo adecuado. Por desgracia, la película nunca llega a aprovechar del todo su componente opresivo –aunque sospecho que en eso mejorará bastante si la ves en tu ordenador- y sus puntos álgidos –las muertes- carecen de la fuerza necesaria –algunas hasta pueden llegar a resultar un poco ridículas a poco que uno no esté metido en la película-. De hecho, la tensión es mayor en otros momentos, aunque sin llegar nunca a angustiarte.

Efectiva dentro de sus limitaciones

Shelley Henning en 'Eliminado'

No me sorprendería que aquellos que odien ‘Eliminado’ se ensañen también con su reparto, ya que una vez has desconectado de algo es bastante difícil discernir lo realmente malo de lo que no lo es, pero lo cierto es que una de las grandes bazas de la película está en que sus protagonistas saben trascender, en mayor o menor medida, los meros arquetipos a los que dan vida a través de sus interpretaciones.

Es cierto que esto no resulta tan palpable con todos los personajes, pero es que la práctica totalidad del peso dramático recae en la poco conocida Shelley Henning como Blaire, la típica joven amable y cercana que en muchas ocasiones uno odiaría por ser demasiado perfecta y un tanto estúpida. Algo de eso hay –aunque va cambiando según avanza la historia-, pero Henning consigue realmente transmitir el sufrimiento de su personaje y eso fue esencial para que ‘Eliminado’ empezase a atraparme y mantuviera el interés según iba sucediendo poco más o menos lo que cualquiera podría esperar.

Tensión en 'Eliminado'

En ello también juega un papel fundamental el recurso de que todo suceda en la pantalla de un ordenador, limitando así enormemente las posibilidades narrativas de la misma –aquí todo sucede en una única pantalla, por lo que no hay cambios de puntos de vista-, pero Levan Gabriadze, su director, sabe jugar con este recurso para que no haya altibajos de interés muy marcados y también para que uno entienda y acepte su utilización. Otra cuestión es que pueda volverse un poco repetitivo, pero el aumento en la intensidad de las actuaciones lo compensa de sobra a mi entender.

Sí que es verdad que no termina de cuajar el cóctel entre slasher y found footage con las nuevas tecnologías como excusa, pero como entretenimiento de terror –que una película realmente de miedo es algo en lo que empiezo a perder toda esperanza, por lo que o es fascinante e inquietante como la estupendaIt Follows’ o yo ya me conformo con que al menos sirva para pasar el rato- sí que cumple.

En definitiva, ‘Eliminado’ es una estimable película de terror por encima de la media de este tipo de producciones durante los últimos años. También es verdad que me he tragado tantos bodrios intentando sacar tajada de una inversión mínima sin prestar atención a nada más que quizá eso haya ayudado a que la disfrute, pues si vas pensando que posiblemente algo no te guste sólo hay espacio para la confirmación o para la sorpresa positiva y en este caso ha sido lo segundo.



Otras críticas en Blogdecine :