domingo, 21 de septiembre de 2014
Todas las noticias de cine, estreños de la semana, box office, rodajes en curso, críticas...
CINEMA
Beauté / Mode
CINEMA
ESTREÑOS DE LA SEMANA
PUBLICIDAD
NOTICIAS CINEMA
ULTIMA HORA
'Nymph()maniac', en octubre podremos ver la versión íntegra

AVISO: El tráiler contiene imágenes pornográficas de una película para mayores de 18 años.

Buena noticia para los espectadores que siempre quisieron ver 'Nymph()maniac' sin cortes y de una sola vez, tal como la concibió Lars von Trier. Tras presentarse en festivales de prestigio como Berlín y Venecia, el montaje íntegro de la película estará disponible a partir del 2 de octubre en algunas salas y plataformas digitales de varios países, entre ellos España.

'Nymphomaniac' se estrenó entre finales de 2013 y principios de 2014 dividida en dos partes de unas 2 horas de duración cada una, mientras que el montaje del director llega a las cinco horas y media. Más de una hora de metraje adicional debe afectar de manera importante a la película protagonizada por Charlotte Gainsbourgh y Stellan Skarsgård, menos escandalosa de lo que prometió Von Trier (a falta, claro, de ver el montaje completo y "hardcore").

Por supuesto, el objetivo de esta maniobra no es otro que intentar rascar más dinero de un título que no tuvo el éxito esperado ni generó la controversia que buscaba el danés, pero es también una oportunidad para tener acceso a la auténtica visión del autor y compararla con el montaje que llegó a los cines. ¿Veréis la versión completa de 'Nymphomaniac' o ya habéis tenido suficiente?

Vía | Filmin



'Godzilla 2' tendrá al mismo guionista de la primera película

Los que disfrutaron con el remake de 'Godzilla' (2014) pueden estar tranquilos con la secuela, anunciada poco después de confirmarse el éxito en taquilla de la primera parte. Legendary Pictures no quiere sorpresas y volverá a contar con Max Borenstein para que escriba el guion de 'Godzilla 2', cuyo estreno ya ha sido fijado para el 8 de junio de 2018.

No solo repite el guionista, también está confirmada la vuelta del director Gareth Edwards. Como recordaréis, Edwards está contratado para llevar a cabo una trilogía sobre Godzilla pero antes de retomar las catrastróficas aventuras del popular monstruo japonés dirigirá el primer spin-off de 'Star Wars' (centrado en Obi-Wan Kenobi según los últimos rumores).

Del reparto no se sabe nada si bien es de suponer que al menos Aaron Johnson, Elizabeth Olsen y Ken Watanabe firmaron para aparecer en más de una película. Por otro lado, se da la circunstancia de que Borenstein ha escrito para Legendary una precuela de King Kong titulada 'Skull Island' así que su continuidad en la franqucia de Godzilla alimenta la posibilidad de un futuro cruce entre dos de los populares más famosos de la historia del cine. ¿Es algo que os gustaría ver?

Vía | ComingSoon



ET AUSSI...
CRITICAS
'Joe', el mejor Nicolas Cage

joef1-1.jpg

‘Joe’ (id, David Gordon Green, 2013) podría suponer la redención artística de un actor como Nicolas Cage, quien en los últimos años, incluso más de una década, lleva cosechando lamentables críticas a su trabajo, no sin merecerlo. Un cambio de rumbo que podría hacerle mucho bien a un actor que normalmente se ha acomodado y ha hecho de su histrionismo exagerado su forma de vida. Ahora ha encontrado en el film de Green el vehículo perfecto para frenar dicho histrionismo en un personaje cuasi caramelo que le permite lucirse dentro de la contención que el mismo requiere.

También sorprende, aunque menos, el hecho de que el film venga firmado por un director normalmente asociado a la comedia, en algún caso rozando la estupidez, David Gordon Green, que esta vez parece retornar al tono de la muy olvidada ‘Undertow’ (2004). Ambientes sureños, personajes desolados, defraudados y decepcionados con la vida, emoción y violencia contenidas, en definitiva mucha sobriedad, aunque el director no las tenga todas consigo, debido a un guión que en algún momento no termina de perfilar sus recovecos.

joef2-2.jpg

Mucho se dice que ‘Joe’ recuerda a aquella obra maestra titulada ‘Mud’ (id, Jeff Nichols, 2012), por varias y diversas razones, todas de peso. En primer lugar el contexto, ese sur de ambientes de perdedores, opresor y descorazonador con todos los buscan una nueva oportunidad; y segundo porque comparten actor, Tye Sheridan, quien da vida a un chaval que traba amistad con un ex-convicto, que bien podría significar su salida de un mundo cruel que parece llevarse sin remisión hacia la muerte. El parecido argumental es más que evidente, aunque Gordon Green no se codea con el fantastique ni la fábula, ni realiza reflexiones sobre el amor.

Cage es el Joe del título, un ex convicto con tendencia a la bebida y a la violencia, que trabaja duro para sobrevivir y sobre todo no volver al mal camino. De “gatillo fácil” con sus puños, dedica su vida al trabajo duro, a su perra, a pasar el rato con las prostitutas del lugar y a procurar no meterse en líos. Sheridan es Gary, un adolescente marcado por su padre, un perdedor, casi muerto en vida, que sólo busca emborracharse, mientras usa la violencia para conseguir aquello que quiere, incluso llegar a duros extremos con su propia familia. Joe dará trabajo a Gary y se iniciará una especie de relación paterno filial, sin caer en subrayados ni sentimentalismos.

joef3-1.jpg

Pesimismo, brillantez actoral

Además de una puesta en escena que transmite a la perfección un mundo cruel, pesimista, lleno de personajes abocados a la miseria, la cual puede ser una forma de vida, el film brilla también por la interpretación de Nicolas Cage, quien para la ocasión se contiene como nunca, y sólo en determinados momentos, aquellos en los que el personaje lo requiere, deja salir sus tics, esta vez acordes con su rol. Un trabajo ejemplar que sin duda quedará como una de las mejores interpretaciones de Cage. Sheridan, al igual que con Matthew McConaughey en el film citado, le da la réplica perfectamente. Un chaval, que si no se pierde como muchos otros, podrá darnos buenas sorpresas.

Sin embargo, la verdadera sorpresa interpretativa de ‘Joe’ es Gary Poulter, un mendigo real —enfermo de cáncer que murió dos meses después del rodaje— al que el director dio el personaje de padre borracho y maltratador. Su trabajo es tan estremecedor que no se saben dónde termina la realidad y dónde da comienzo el personaje. Una interpretación llena de matices, que transmite a la perfección la crueldad de un mundo injusto, rozando sin problemas ni dificultad el terror. Un personaje temible, de visible inestabilidad emocional, reflejo del vaivén de la vida. Alguien que no duda en dañar a los suyos por un puñado de dólares, y cuyo destino es sorprendentemente irónico con esa realidad que refleja.

‘Joe’ es de esas películas que reposan en la mente y maduran, crecen con el paso de los días, asentándose para no irse. Tal vez parte de su fuerza es gracias al contexto, o la ambientación, y ciertos personajes no siguen una evolución lógica, o ese final que casi parece impostado “porque debe ser así”. No obstante, la sutileza del guión y un director que mima la historia hacen la experiencia altamente disfrutable. Cine sólido, serio que pone a David Gordon Green en el punto de mira, deseando que vuelva a hacerse cargo de films así y no de chistes aburridos.



'El corredor del laberinto', los otros juegos del hambre

Cartel de 'El corredor del laberinto'

Si algo funciona, es lógico que surjan productos similares para aprovecharse de su éxito. Esto es aplicable a todo negocio, pero me gustaría que el mundo del cine no se centrase cada vez más en ello, siendo las adaptaciones de franquicias literarias juveniles una de las vetas que menos alegrías nos ha dado, ya que sólo recuerdo con aprecio el caso de 'Los juegos del hambre', saga de la que hace bien poco pudimos ver el espectacular tráiler de su penúltima entrega -lástima, eso sí, que se hayan apuntado a esa odiosa moda de dividir el último libro en dos películas-.

Por lo demás, muchas pérdidas de tiempo más o menos importantes como 'La Saga Crepúsculo' o 'Hermosas criaturas' ('Beautiful Creatures', Richard LaGravenese, 2013) y a duras penas alguna propuesta aceptable como 'Divergente' ('Divergent', Neil Burger, 2014). Por suerte para todos, 'El corredor del laberinto' ('The Maze Runner', Wes Ball, 2014) no cae dentro del primer grupo, pero también se queda lejos de la franquicia liderada por Jennifer Lawrence, siento también a la que más se parece de todas.

Los problemas de identidad de 'El corredor del laberinto'

El laberinto

Tomando como base la novela de James Dashner, primera entrega de una trilogía que también consta de una precuela, 'El corredor del laberinto' corría el riesgo de convertirse en otra distopía juvenil cinematográfica de esas que tanto abundan, es decir, una premisa de corte fantastico normalmente muy mal desarrollada que en realidad sirve como telón de fondo para una trama romántica que sirva como elemento de enganche para las adolescentes menos exigentes. No es el caso.

En 'El corredor del laberinto' se opta por no dar al espectador ningún tipo de dato sobre lo que está sucediendo, una especie de experimento perverso con ecos de 'El señor de las moscas' en el que cada mes aparece un nuevo adolescente a través de una trampilla por la que también se hace llegar la comida al resto de habitantes del lugar. Ante sí tienen un gigantesco laberinto que parece la única salida, pero está lleno de peligrosas amenazas y nadie se atreve a quedarse dentro de noche, momento en el que la entrada a su zona queda totalmente bloqueada.

Es ese jugueteo con la ignorancia, tanto de los personajes como del espectador, lo que sirve para que sintamos curiosidad por lo que está por venir, aunque, eso sí, en todo momento da la sensación de que será algún otro experimento extraño organizado por una élite que se cree por encima de los demás para decidir qué es lo que le conviene a cada uno. Vamos, otros juegos del hambre, pero algo descafeinados al carecer todo el contexto sociopolítico que añadía mucho interés al universo ideado por Suzanne Collins.

La falta de chispa

Los protagonistas de 'El corredor del laberinto'

Ya he apuntado que la principal virtud de 'El corredor del laberinto' es también se defecto más llamativo, ya que la curiosidad del espectador va decayendo a medida que las relaciones entre los personajes ganan peso, ya que el guión de Noah Oppenheim, Grant Pierce Myers y T.S. Nowlin está a caballo de lo aséptico y lo tópico en este apartado, lo cual condena a la película a coquetear peligrosamente con lo anodino una vez queda claro que no estamos más que ante una simple introducción que ni siquiera en su desenlace va a ofrecernos algo memorable.

Tampoco ayuda demasiado que tenga un reparto en el que lo más llamativo es la belleza de Kaya Scodelario, pero no porque los protagonistas hagan mal su trabajo -tan correctos como olvidables todos ellos-, ya que simplemente no consiguen trascender las limitaciones de sus personajes, todos puros arquetipos -quizá el de Patricia Clarkson podría salvarse de la quema, pero es que sale demasiado poco para hacer una valoración adecuada-. Es aquí donde se echa en falta contar con secundarios potentes o con una líder solvente y carismática como Jennifer Lawrence.

Esta aceptable pero molesta neutralidad también se traslada al apartado visual, donde no hay grandes hallazgos -hasta el propio laberinto carece de encanto alguno más allá de su imponente aspecto exterior-, posiblemente por la necesaria contención presupuestaria -30 millones son demasiado pocos para una producción así- para no arriesgar más de la cuenta, lo cual también lleva al debutante Wes Ball a no hacer grandes alardes -aunque sí se nota su inexperiencia en momentos puntuales-. No esperéis grandes escenas, un subtexto sugerente o magníficos momentos de tensión, simplemente un pasatiempo equilibrado que no destaca para bien o para mal.

Imagen de 'El corredor del laberinto'

En definitiva, 'El corredor del laberinto' es un digno pasatiempo que mezcla 'Los juegos del hambre' con 'El señor de las moscas' y que hubiese mejorado de forma sustancial de haber contado con un reparto más competente -hasta un guión insulso como este luciría mucho más solamente con eso-, ya que todo el peso de la acción recae realmente sobre ellos y no sobre el esclarecimiento de unos misterios que queda para próximas entregas -algo decepcionante el abrupto final en ese aspecto-. Con todo, se puede ver sin que te quede la sensación de haber desperdiciado tu tiempo. Ni tan mal.



Otras críticas en Blogdecine :