martes, 06 de diciembre de 2016
Todas las noticias de cine, estreños de la semana, box office, rodajes en curso, críticas...
CINEMA
Beauté / Mode
CINEMA
ESTREÑOS DE LA SEMANA
PUBLICIDAD
NOTICIAS CINEMA
ULTIMA HORA
'El último tango en París', Bertolucci aclara la "ridícula confusión" que ha incendiado Internet

Bertolucci habla con los actores de El Último Tango en París

Con la esperanza de que prevalezca la cordura, Bernardo Bertolucci ha querido aclarar los comentarios que han desatado una fuerte polémica en Internet. En los últimos días se ha dicho que el director organizó una auténtica violación en 'El último tango en París' (1972). Acusaciones basadas en unas declaraciones, sin pruebas de ningún tipo. Así de fácil y de rápido se condena a alguien en las redes sociales.

Esa marabunta que se ha dedicado a etiquetar de machistas, sinvergüenzas y violadores a todos los que no se sumaban a ellos, como si fuesen jueces encargados de imponer la correcta moral, ha afirmado que Marlon Brando abusó de Maria Schneider en la escena de la mantequilla. Bertolucci lo ha negado rotundamente y se ha extendido con más detalle al hablar de cómo rodaron ese momento, para quien quiera conocer los hechos:

"Me gustaría, por última vez, aclarar la ridícula confusión que sigue generando artículos de prensa en todo el mundo sobre El Último Tango en París.

Hace varios años, en la Filmoteca Francesa, alguien me pidió detalles sobre la famosa escena de la mantequilla.

Especifiqué, aunque quizá no fui claro, que Marlon y yo decidimos no informar a Maria que usaríamos la mantequilla. Quisimos una reacción espontánea al indecente uso de la mantequilla. Ahí es donde reside la malinterpretación.

Alguien pensó, y piensa, que Maria no había sido informada sobre la violencia hacia ella. ¡Eso es falso! Maria lo sabía todo porque había leído el guion, donde estaba todo descrito. La única novedad fue la idea de la mantequilla.

Y eso, como descubrí muchos años más tarde, ofendió a Maria. No la violencia a la que es sometida en la escena, que estaba en el guion."

Bertolucci, Brando y Schneider

Estas declaraciones del italiano encajan con lo que dijo Schneider en 2007 y aclaran un aspecto difuso en el que chocaban ambas versiones; él hablaba de sorprender a la actriz pero ella dijo que sabía lo que iban a rodar, a pesar de que no estaba escrito en el guion. Lo que desconocía era el detalle de la mantequilla, elemento que, al final, fue clave para el impacto y el recuerdo de la escena. Posiblemente, ella pensó que no la tomaron en serio al planificar este cambio sin pedir su opinión (cabe recordar que ella tenía 19 años).

Variety aprovecha la polémica para recordar unas interesantes declaraciones del cineasta tras la muerte de la actriz en 2011 (un cáncer acabó con ella a los 58 años). Schneider había criticado tanto al cineasta como a Brando, diciendo que tras la controvertida escena se sintió "humillada y, sinceramente, un poco violada por ambos", palabras que estos días volvieron a salir a la superficie. La reacción de Bertolucci al fallecimiento aporta más luz sobre el atípico rodaje:

“Su muerte llega demasiado pronto, antes de que pudiera abrazarla tiernamente otra vez, de decirle que me sentía cercano a ella como el primer día, de pedirle disculpas.

La fuerte compenetración creativa que tuvimos durante el rodaje del 'Último Tango' había sido envenenada con el paso del tiempo. Maria me acusó de haberle robado su juventud y sólo hoy me pregunto si no había algo de verdad en eso.

La verdad es que ella era demasiado joven para soportar el impacto del impredecible y brutal éxito de esa película."



Jimmy Kimmel presentará la gala de los Oscar 2017

Kimmel Jimmy

Una de las grandes incógnitas de cada año con los Oscar es saber quién será el elegido para conducir la ceremonia de entrega. El suspense ha llegado a su fin en lo referente a la gala que tendrá lugar el 26 de febrero de 2017, pues Jimmy Kimmel ha sido el presentador elegido por la Academia de Hollywood. Apuestan así por sangre nueva tras volver a contar el año pasado con Chris Rock.

Pese a que será su primera vez al frente de los Oscar, Kimmel no es precisamente inexperto en lo referente a presentar galas de premios, pues ya condujo los Emmy en 2012 y este mismo 2016, los ESPYS -galardón concedido por ESPN a lo mejor del deporte mundial de cada año- en 2007 y los American Music Awards en cinco ocasiones.

Parecía una cuestión de tiempo que la Academia de Hollywood confiase en él, sobre todo si tenemos en cuenta que va a emitirse en ABC, el mismo canal en el que Kimmel encabeza el late night 'Jimmy Kimmel Live' desde 2003. Su gran reto será detener la caída en el número de espectadores de la gala durante los últimos años, pues este 2016 contó con 34.3 millones de espectadores cuando en 2014 la cifra fue de 43.74.

Una vez resuelta la duda sobre el presentador -¿os convence su elección?- sólo nos queda esperar con tranquilidad a que la Academia de Hollywood anuncie los nominados de este año el próximo 24 de enero. Antes de eso habrá que estar muy atentos a los Globos de Oro, cuyos candidatos se harán públicos el próximo 12 de diciembre.

Vía | Variety



ET AUSSI...
CRITICAS
'María (y los demás)', Bárbara Lennie y nada más

Mariaylosdemasf1

En uno de los films más divertidos de Woody Allen, ‘Un final made in Hollywod’ (‘Hollywood Ending’, 2002), el personaje encarnado por el director mira asombrado su propia obra tras una serie de inconvenientes durante el rodaje, y exclama: “¡Esto parece la obra de un ciego!”. Eso mismo me ha parecido ‘María (y los demás)’, la ópera prima de Nely Reguera, la cual puede tomarse como un muestrario de dónde no debe colocarse jamás la cámara, entre otras cosas.

Apoyada en un libreto escrito nada menos que por cuatro guionistas, Reguera nos habla de un personaje llamado María, al que da vida Bárbara Lennie, sencillamente la mejor actriz de su generación —y de alguna más—. La actriz madrileña pone toda la carne en el asador, alzándose sin esfuerzo alguno como lo mejor de una película que no funciona a ningún nivel. Tanto que a ratos parece una clase de interpretación con Lennie luciéndose en cada plano.

Mariaylosdemasf2

Impresionante Lennie

La que fue ayudante de dirección en la estupenda ‘El perfume’ (‘The Perfum’, Tom Tykwer, 2006) —imagino que cuando alguien trabaja al lado de alguien como Tykwer, se preocupa por aprender algo— parece utilizar como alter ego a María (Lennie) para hablar, en mayor o menor medida, de sí misma. María es una mujer de 35 años que se encuentra en un punto casi catártico de su vida cuando descubre que su admirado padre se ha echado novia. Todo el mundo a su alrededor parece girar a velocidad distinta a la que ella lo hace.

El primer plano del film es el personaje central oculto tras una rama de un árbol. Está fumando. Poco a poco, iremos descubriendo qué hay en su interior, cómo es. Pero no lo sabremos gracias al guion, que nunca termina de definirse, tampoco en la puesta en escena, que adolece de un montaje caótico, falta de continuidad y travellings absurdos. Lo sabemos gracias a que Lennie ha entendido el personaje —evidentemente el mejor dibujado— y exterioriza de forma muy natural sus pensamientos.

Así, secuencias tan arriesgadas como aquellas en las que María fantasea con cómo podría ser recibido su libro, son salvadas por el trabajo de la actriz, capaz de hacer creíble cualquier estado de ánimo y viraje emocional. Lennie controla con envidiable precisión cada cambio de humor de su personaje, cada mirada, cada gesto. El espectador, sobre todo el de cierta edad, sabe perfectamente qué está pensando María. La empatía depende de la experiencia de cada uno.

Mariaylosdemasf3

Todo desaprovechado

Sin duda Reguera habla de la unidad familiar, de cómo nos relacionamos con los considerados nuestros y de cómo nos define esa relación. Claro que no tiene en cuenta que tu padre, madre, hermano o hijo, no tienen por qué conocerte realmente, ni siquiera lo más mínimo. Evidentemente en ese punto no ahonda el film. Intuimos lo importante que es el padre de María para ella, y lo sabemos gracias a la compenetración entre José Ángel Egido y Bárbara Lennie, que ya habían coincidido en aquel despropósito televisivo titulado ‘Cuenta atrás’ (2007-2008). Es el trabajo de los actores lo que nos transmite.

Pero incluso el personaje de Egido está mal escrito, o mejor dicho, poco desarrollado y definido, como todos los demás —lo de desaprovechar a una actriz como María Vázquez es imperdonable—, que se mueven aleatoriamente frente a una cámara perdida, con la que además no existe punto de ubicación, ni siquiera en interiores. Por otro lado, que los exteriores hayan sido realizados en A Coruña da exactamente igual. No se aprovecha la climatología gallega como sí se hacía en ‘El desconocido’ (Dani de la Torre, 2015).

Una pena desaprovechar también la antiheroína que puede resultar el personaje central con un film tan endeble. Los films del Pre-Code, los trabajos de Ida Lupino tras las cámaras, Barbara Stanwyck, o la última película de John Ford, son muestras inmortales de ELLAS, en mi memoria están muy presentes. Lo de ‘María (y los demás)’ no es más que un intento en el que la sencillez y la sutileza son confundidas con simpleza, por lo que María (Lennie) se perderá en el olvido.



'Paterson', el encanto de lo cotidiano

Poster Paterson Jarmusch

Son unas cuantas las películas estrenadas durante el pasado Festival de Cannes que cualquier cinéfilo que se precie que tuvo que apuntar en su agenda de visionados imprescindibles cuando llegasen a los cines de su país. Poco a poco vamos teniendo la oportunidad de verlas todas en España, y si este pasado fin de semana fue el turno de la excelente ‘La doncella’ (‘Ah-ga-ssi’), ahora toca centrar nuestra atención sobre ‘Paterson’.

El mero hecho de ser el nuevo trabajo tras las cámaras de Jim Jarmusch ya debería ser motivo más que suficiente para sentir, como mínimo, curiosidad hacia 'Paterson', pero en ella también podremos ver a Adam Driver en su primer papel protagonista tras dar vida a Kylo Ren en la saga Star Wars. Un dúo que se prestaba a esperar grandes cosas de la película y lo cierto es que así ha sido, apostando por una impecable sencillez que nos va conquistando casi sin darnos cuenta.

Atrapando el tiempo

Paterson Adam Driver Jim Jarmusch

‘Paterson’ nos muestra una semana en la vida de su protagonista, un conductor de autobús con cierto talento para la poesía que vive en una localidad con su mismo nombre. Ese combo se prestaba a mostrar a alguien atormentado que no ha logrado alcanzar sus sueños, pero lo cierto es que Paterson no es alguien ambicioso. De hecho, todos los días serían el mismo si de él dependiera, pero hay otras personas a su alrededor que van modificando su rutina.

Viendo la película no pude dejar de pensar en ‘Atrapado en el tiempo’ (‘Groundhog Day’), lo único que aquí lo que se repite no es el día con el protagonista intentando salir del bucle, sino que Paterson es el bucle de la película que todo lo que le rodea va modificando en mayor o menor medida. Es que ni tan siquiera tiene un móvil, por lo que perfectamente podría estar viviendo en otra época sin notar grandes cambios en su estilo de vida.

Escena Adam Driver Paterson

Sin embargo, Jarmusch no cree que su protagonista esté vacío, sino que echa mano de su modo de entender la vida para incidir en la sencillez de la misma, sacando todo el jugo posible a los pequeños cambios que van apareciendo y a los que Paterson ha de ir haciendo frente, normalmente adoptando una actitud pasiva que en ciertos casos podría resultar desesperante. Eso no sucede aquí en gran parte por la tan estupenda como delicada interpretación de Driver.

Driver es el principal responsable de que Jarmusch pueda mostrar el lado más encantador de su protagonista sin caer en exceso alguno. Eso le permite balancearse entre la comedia y el drama con una naturalidad que desarma, logrando que incluso situaciones un tanto excepcionales -impera lo cotidiano, pero incluso en nuestro día a día pasan cosas singulares- encajen como un guante en lo que va sucediendo.

’Paterson’, excelente sencillez

Escena Pelicula Paterson

La poesía que compone Paterson funciona un poco a modo de hilo conductor, no tanto en lo argumental -aunque también- como en el dibujo del tono de la película. Su contenido, habiendo espacio incluso para una simple caja de cerillas, ya marca la querencia por lo cotidiano, mientras que la forma de expresarlo lo dota de un encanto colindante con lo lírico pero que nunca busque tener un toque mágico.

En realidad, Jarmusch busca la belleza de lo real, pero no mediante la construcción de planos paisajísticos o que muestren un gran dominio del apartado técnico, sino mostrando al protagonista y viendo cómo interactúa con su contexto vital. Sí que consigue evitar la temida languidez, la cual podría haber hecho acto de presencia con asombrosa facilidad, y que uno saboree con calma lo que le va mostrando.

Imagen Pelicula Paterson

Sí que podría decirse que está todo al servicio de Driver, ya que la aportación del resto de personajes va más en la línea de subrayar al protagonista que de cualquier otra cosa. La cuestión es que todos ellos tienen también un sabor a real que impide que eso juegue en su contra, desde la novia con multitud de proyectos hasta el compañero de bar enamorado y no correspondido.

Todo ello sin perder nunca la sensación de suspensión en el tiempo y de que Paterson va a seguir siendo así, una persona que sólo deja atrás sus costumbres cuando poco menos que no le queda otro remedio y que luego no necesariamente va a acabar en mejor lugar por hacerlo. Todo ello con un encanto difícil de describir pero que hace que incluso el acto más cotidiano sepa lo suficientemente diferente como para que uno acabe rendido ante la película.

En definitiva, ‘Paterson’ es una pequeña gran película que hace de la sencillez su emblema para que uno se encariñe con su protagonista y el resto de personajes y salga de la saga con una sensación de satisfacción que nada tiene que ver realmente con lo que sucede, sino en la forma de Jarmusch de retratarlo y en el magnífico trabajo de Adam Driver. No os la perdáis.



Otras críticas en Blogdecine :