lunes, 24 de noviembre de 2014
Todas las noticias de cine, estreños de la semana, box office, rodajes en curso, críticas...
CINEMA
Beauté / Mode
CINEMA
ESTREÑOS DE LA SEMANA
PUBLICIDAD
NOTICIAS CINEMA
ULTIMA HORA
Taquilla española | Nolan por encima de los tontos

Jeff Daniels y Jim Carrey, Dos Tontos Todavías Más Tontos

Christopher Nolan continúa en lo más alto de la taquilla española. 'Interstellar' (2014) conserva el primer puesto en nuestro país durante su segunda semana en cartelera a pesar del estreno de la nueva comedia de los hermanos Farrelly, 'Dos tontos todavía más tontos' ('Dumb and Dumber To', 2014), una película que triunfó en Estados Unidos quedando por delante de 'Big Hero 6' (2014) y la odisea espacial protagonizada por Matthew McConaughey.

Top 10 de la taquilla

Con Jim Carrey y Jeff Daniels nuevamente al frente del reparto, la segunda parte de la popular 'Dos tontos muy tontos' ('Dumb & Dumber', 1994) no alcanzó la cima pero consiguió el mejor promedio de la semana con 2.731€ por sala (se proyecta en 345); 'Interstellar' quedó solo un poco por debajo con 2.686€ si bien contaba con 587 pantallas a su disposición. Por lo demás, cabe destacar la fuerte caída del nuevo Drácula (hace un par de semanas lideraba el ranking) y el meritorio aguante de la española 'La isla mínima' (2014), que se resiste a abandonar el Top 10.

Datos | BoxOfficeMojo



Jean-Marc Vallée dirigirá a Amy Adams en el biopic de Janis Joplin

Jean-Marc Vallée

Hace ya más de cuatro años que se empezó a hablar de la posibilidad de un biopic de la cantante Janis Joplin protagonizado por Amy Adams. El director previsto entonces era Fernando Meirelles, pero el proyecto quedó en el olvido y acabó por bajarse del barco. Pues bien, la película ha recobrado energías al saberse que Jean-Marc Vallée, del que pronto veremos 'Ama salvaje' ('Wild', 2014), será el responsable de dirigirla.

Titulada provisionalmente 'Get It While You Can', ha sido escrita por Ron y Theresa Terry, pero Vallée está negociando con Craig Borten y Melissa Wallack, con quienes ya colaboró en 'Dallas Buyers Club' (2013), para que hagan varios cambios en el libreto y adaptarlo así mejor a sus inquietudes personales. No deben ser muchos retoques, pues está previsto que el rodaje comience a mediados de 2015.

¿Será capaz Vallée de exprimir al máximo el talento de Adams para darnos una interpretación a la altura de las de Matthew McConaughey -una de las mejores de su carrera- y Jared Leto en su anterior largometraje? Espero que así sea, porque los biopics tienden a depender bastante del buen trabajo de su protagonista y la protagonista de 'Encantada' ('Enchanted', Kevin Lima, 2007) suele ser garantía de ello.

Vía | Deadline



ET AUSSI...
CRITICAS
'Los juegos del hambre: Sinsajo - Parte 1', el decepcionante comienzo de la revolución

Cartel de 'Los juegos del hambre: Sinsajo - Parte 1'

Ya había disfrutado con la lectura de las novelas de Suzanne Collins, pero lo cierto es que las dos adaptaciones cinematográficas estrenadas hasta la fecha de la saga me habían gustado incluso más que el original literario, sobre todo en el caso de 'Los juegos del hambre: En llamas' ('The Hunger Games: Catching Fire', Francis Lawrence, 2013). Era lógico entonces que esperase grandes cosas del salto a la gran pantalla de 'Sinsajo', mi libro favorito de los tres, aunque tenía mis dudas sobre lo adecuado que pudiera ser el hecho de dividirlo en dos películas.

Podrán justificarlo de la forma que quieran, pero estoy convencido de que esta moda cada vez más extendida en Hollywood se debe únicamente al hecho de que sus productores quieren exprimir un poco más la gallina de los huevos de oro, siendo el resultado artístico algo hasta cierto punto secundario. Eso ha hecho mucho daño a 'Los juegos del hambre: Sinsajo – Parte 1' ('The Hunger Games: Mockinjay – Part 1', Francis Lawrence, 2014), una película que no llega a ser mala, pero sí es bastante decepcionante.

Un grave error dividirla en dos

Escena de 'Los Juegos Del Hambre: Sinsajo - Parte 1'

Cuando realmente quieres que te guste una película es cuando resulta más fácil que te decepcione, y eso es lo que ha sucedido en el caso que nos ocupa. ¿El motivo? 'Los juegos del hambre: Sinsajo – Parte 1' es una obra sin entidad individual, ya que su arranque depende sobremanera del cliffhanger que nos dejaron al final de la segunda parte y, por mucho que haga todo lo posible por evitar dar esa sensación, tampoco tiene un auténtico desenlace. Además, en ningún momento consigue eludir su naturaleza de mero prólogo para lo verdaderamente importante, provocando una profunda insatisfacción en el espectador.

Como resultado de ello, los guionistas Danny Strong y Peter Craig tienen más tiempo para desarrollar la historia con calma, una gran ventaja sobre el papel, pero que en este caso acaba por volverse en su contra. Y es que estamos ante una película basada en los diálogos y para que haya un cambio así en una saga como esta hace falta que tengan una fuerza indiscutible y no dar la sensación de que se está jugando una y otra vez con la misma idea, pero estirándola más de la cuenta para rellenar metraje -y aún así es sensiblemente más corta que las dos anteriores entregas-.

Con esto no quiero decir que el trabajo de adaptación de la novela de Collins sea malo, porque el auténtico error es haberla dividido en dos y ante eso no hay nada que guionista alguno pueda hacer. Strong y Craig hacen todo lo posible por captar el clima de calma antes de la tormenta, añadiendo interesantes apuntes sociopolíticos propios de la franquicia, pero los problemas de raíz son tan importantes que la insatisfacción es inevitable por la falta de un auténtico desarrollo argumental, ya que el único cambio realmente relevante es lo que sucede justo al final, cuando eso podría haber sido perfectamente el punto de giro del primer acto.

Lo bueno de 'Los juegos del hambre: Sinsajo – Parte 1'

Jennifer Lawrence en 'Los Juegos Del Hambre: Sinsajo'

Podría parecer que he odiado 'Los juegos del hambre: Sinsajo – Parte 1' por lo dicho hasta ahora, pero lo cierto es que os estaría dejando la impresión equivocada si no matizara que esa insatisfacción de la que hablaba es relativa, pues, además de ser un entretenimiento bastante digno -aunque nada accesible a los que no sean seguidores de la saga-, la película conserva varias de las virtudes que me hicieron disfrutar tanto hasta ahora con la franquicia.

Uno de los más importantes es que la imposibilidad de avanzar en lo argumental a la que me refería antes se traduce en que es la más incisiva de la saga en su lectura política, sin tener miedo a que pueda haber gente que malinterprete su mensaje o la valentía mostrada para recurrir a detalles más oscuros que la alejan definitivamente de cualquier posibilidad de ser vista como una de esas historias para adolescentes disfrazadas con temáticas más adultas. El único detalle negativo es que acaba por volverse un poco repetitivo, pero sigue siendo uno de los dos grandes beneficiados de que 'Sinsajo' se haya dividido en dos películas.

Donald Sutherland es el Presidente Snow

Su extenso reparto es el otro que se aprovecha de esa calma y que sean las relaciones y las conversaciones entre los personajes funcionen como a modo de viga maestra del relato. Está claro que no hay ninguna interpretación de Oscar o algo por el estilo, pero sí está a un nivel inusual en este tipo de producciones. Además, se agradece que Donald Sutherland tenga algo más de presencia en pantalla, ya que disfruta de la maldad natural de su personaje, mientras que todos los demás tienen alguna oportunidad para lucir un poco su talento, aunque a la hora de la verdad absolutamente todo está al servicio del lucimiento de una muy efectiva Jennifer Lawrence.

Por su parte, Francis Lawrence es consciente de este último punto y eso le ha llevado a volver a estructurar la película desde su punto de vista cuando quizá hubiese sido mejor no hacerlo, ya que eso habría dado una mayor riqueza al contenido limitado de la misma. No obstante, su trabajo de puesta en escena es notable, tanto potenciando el mensaje que se quiere transmitir como creando planos atractivos visualmente -y eso que tiene muchas más limitaciones para poder hacerlo al utilizar espacios algo más anodinos como el hogar del Distrito 13- sin que en ningún momento sea algo gratuito o una mera pirueta para su propio lucimiento.

En definitiva, 'Los juegos del hambre: Sinsajo – Parte 1', no es una mala película, pero sí estira demasiado el material que tiene a su disposición. Esto hace que pierda entidad y algo de intensidad, pero su estupendo reparto y el hecho de poder ahondar un poco más en su contenido sociopolítico consigue que su visionado no sea para nada una pérdida de tiempo -uno nunca llega a aburrirse o a perder el interés por lo que sucede en pantalla-, pero sí una clara decepción para los que disfrutamos tanto con las dos primeras partes.



'Escobar: Paraíso perdido', el letal encanto del criminal

Benicio Del Toro es Pablo Escobar

No tengo nada en contra de un héroe interesante, pero hace ya tiempo que siento un mayor interés por las historias protagonizadas por criminales de la más diversa índole. Sus motivaciones son mucho más complejas y en los mejores casos tienen un carisma arrollador que hace que queramos saber más de ellos, aunque luego ese aura de misterio sea una parte fundamental de su encanto y muy pocos sepan aclarar cosas sobre ese tipo de personajes sin echarlos a perder.

Parece que esa ha sido la idea que ha aplicado Andrea Di Stefano en 'Escobar: Paraíso perdido' ('Escobar: Paradise Lost', 2014), ya que Pablo Escobar no es el auténtico protagonista de la función, pero la influencia de un estupendo Benicio Del Toro sobrevuela sobre todo el relato. De no haber sido así, la película habría mejorado de forma sustancial en lo interpretativo, pero no tengo del todo claro si hubiera sido mejor o no -distinta desde luego que sí- que el apreciable thriller de corte romántico que ya es.

La singular apuesta de 'Escobar, paraíso perdido'

Los protagonistas de 'Escobar, paraíso perdido'

Que Pablo Escobar era un peligroso narcotraficante responsable de infinidad de muertes es algo que todos ya deberíamos saber a estas alturas. Ya ha habido varios acercamientos en esa línea y no tardaremos en ver alguno más como la serie que Netflix prepara con Wager Moura dando vida a Escobar. Sin embargo, 'Escobar: Paraíso perdido' no es eso y Di Stefano tiene claro desde el principio que la relación romántica entre los personajes interpretados por unos meramente aceptables Josh Hutcherson y Claudia Traisac sean el eje principal y no me parece mal que así sea.

Para conseguir ese efecto, el director debutante juega de forma efectiva con la alteración de la narración lineal, pues el hecho de utilizar a Escobar como una sorpresa y dejar para demasiado tarde su primera aparición habría sido un error. De todas formas, sí que prefiere ir introduciendo de forma paulatina su naturaleza malvada para que antes sea mucho más fácil entender las formas en las que embaucaba a sus seguidores, lo cual puede llegar a dar la sensación que comentaba mi compañera Lucía de ser una estrella del rock o algo por el estilo.

Sin embargo, esa corrupción interior de Escobar acaba saliendo a la luz y yo me acordé mucho de la sociedad española y cómo hay personas que han apoyado masivamente el indulto para otros criminales convictos. No es algo en lo que Di Stefano tenga especial interés en profundizar, pero ayuda a que esa aparente superficialidad con la que aborda la figura de Escobar no sea obstáculo para dibujar un interesante mosaico sobre lo que representó en su momento para la sociedad colombiana. Aparte de eso, algún momento de tensión conseguido sí que hay, pero en ningún momento alcanza la brillantez y eso hace que 'Escobar, paraíso perdido' no tenga la fuerza necesaria.

La fuerza arrolladora de Benicio Del Toro

Benicio Del Toro en 'Escobar, paraíso perdido'

Está claro que me habría encantado ver más minutos en escena a Benicio Del Toro en pantalla, ya que borda todos los registros que ha de mostrar su personaje, un encantador de serpientes que no tendrá problema en traicionar a quien sea para salirse con la suya. Además, humaniza a un ser despreciable sin caer en tópicos fáciles o sentimentalismos baratos y se come la película en todos los momentos que tiene a su disposición, incluso en aquellos en los que su presencia parece hasta casi anecdótica. Eso sí, ampliar sus minutos desequilibraría el delicado equilibro conseguido por Di Stefano, por lo que creo que habría que cambiar la película por completo para que estuviera correctamente justificado y no tengo del todo claro que eso fuese lo más acertado.

Por desgracia, ese huracán que es Del Toro no encuentra un igual en el resto del reparto, donde no hay nadie que lo haga mal, pero tampoco un actor o actriz que hagan un despliegue de talento lo suficientemente algo como para estar a su altura. En algunos casos es porque sus personajes son demasiado esquemáticos como para lograrlo -pienso por ejemplo en el de Carlos Bardem-, pero en otros es porque parecen simplemente incapaces de poder “competir” con él, algo que se nota especialmente en las escenas que comparten.

Escena de 'Escobar, paraíso perdido'

En definitiva, 'Escobar: Paraíso perdido' es una interesante reflexión sobre el poder embriagador de un terrible maleante como Pablo Escobar. Eso es que algo que Di Stefano sabe reflejar muy bien, pero lo hace a costa de añadir algunas tramas que, por un motivo u otro, no terminan de funcionar con todo el acierto que me hubiese gustado. Además, no es que Josh Hutcherson lo haga mal, pero su corrección resulta insuficiente en los momentos más dramáticos y eso también daña el resultado final al ser el auténtico protagonista. Recomendable con ciertas reservas.



Otras críticas en Blogdecine :