viernes, 27 de marzo de 2015
Todas las noticias de cine, estreños de la semana, box office, rodajes en curso, críticas...
CINEMA
Beauté / Mode
CINEMA
ESTREÑOS DE LA SEMANA
PUBLICIDAD
NOTICIAS CINEMA
ULTIMA HORA
Emma Suárez y Adriana Ugarte protagonizarán lo nuevo de Almodóvar

Emma Y Adriana

Hace unos meses comenzaban a llegarnos noticias sobre la que será la vigésima película de Pedro Almodóvar: que se titularía 'Silencio', que volvería a dar total protagonismo a personajes femeninos y que la protagonizaría actrices que no eran del entorno habitual del director manchego. Hoy, por fin, nos llegan los nombres de las dos actrices que darán vida a los personajes protagonistas de la cinta: Emma Suárez y Adriana Ugarte. Además, El Deseo también ha anunciado el resto del reparto y más detalles sobre la historia.

Con rodaje previsto para el próximo mes de mayo, en 'Silencio', Emma Suárez y Adriana Ugarte darán vida al mismo personaje, Julieta, a lo largo de tres décadas, del año 1985 al 2015.Un personaje que ha vivido su mejor época en los años ochenta y que en la actualidad, su vida es una catástrofe sin solución que sólo puede salvar un milagro que "a veces ocurren", como aclaran en la nota de prensa. 'Silencio' es una película sobre "el destino, el complejo de culpa y de un misterio insondable: el abandono de un ser querido".

Julieta luchará por sobrevivir al borde de la locura y estará rodeada de personajes secundarios esenciales para la historia y de las que ya conocemos los nombres de sus intérpretes: Inma Cuesta, Rossy de Palma, Nathalie Poza, Pilar Castro, Michelle Jenner, Darío Grandinetti, Susi Sánchez, Daniel Grao, Joaquín Notario y la debutante Blanca Parés. El rodaje se prolongará hasta el verano y se desarrollará en las Rías Altas gallegas, la Sierra de Huelva, Madrid o los Pirineos aragoneses. Un reparto bastante popular y variado del que no sabemos muy bien qué pensar.

Vía | El País



'50 Sombras de Grey': la directora y la guionista no continuarán en la secuela

Sam Taylor-Johnson, Jamie Dornan y Dakota Johnson en el rodaje de 50 Sombras de Grey

La secuela de 'Cincuenta sombras de Grey' ('Fifty Shades of Grey') sigue dando que hablar. Primero nos enteramos que la autora del best seller ha exigido escribir el guion y hace unos días comentamos unas llamativas declaraciones de un productor que no descarta sustituir a los protagonistas por haber pedido más dinero; la última noticia es que la directora y la guionista de la primera película no seguirán en 'Cincuenta sombras más oscuras' ('Fifty Shades Darker').

La realizadora, Sam Taylor-Johnson, ha revelado públicamente su decisión a través de un comunicado que ha enviado a Deadline. Lo tenéis traducido a continuación:

"Dirigir 50 Sombras de Grey ha sido un intenso e increíble viaje por el cual estoy inmensamente agradecida. Tengo que dar las gracias a Universal por ello. Forgé cercanas y duraderas relaciones con el reparto, productores y equipo, y en especial con Dakota y Jamie. Aunque no volveré para dirigir las secuelas, no deseo otra cosa que éxito a quien acepte los excitantes retos de la segunda y tercera película."

Aún no hay fecha para el comienzo del rodaje o el estreno de 'Cincuenta sombras más oscuras' así que los productores tienen tiempo para encontrar un reemplazo. En cuanto a la guionista, Kelly Marcel, parece que su marcha confirma que Universal Pictures ha accedido a la demanda de E.L. James, quien consigue así mayor control creativo. Ya veremos cómo se resuelve el conflicto de los actores, en principio se cuenta con el regreso de Jamie Dornan y Dakota Johnson.

'Cincuenta sombras de Grey' sale a la venta en DVD y Blu-ray el próximo 8 de mayo. Os dejo el tráiler del lanzamiento en formato doméstico, que por lo visto incluirá material censurado y un final alternativo:

PD: Un dato curioso leído en Indiewire: Una de las estrellas de 'Juego de Tronos', Emilia Clarke, rechazó el papel de Anastasia Steele (y aceptó el de Sarah Connor en 'Terminator Genisys') porque temía que volver a desnudarse en pantalla pudiera condicionar su carrera.



ET AUSSI...
CRITICAS
'Citizenfour', nos vigilan

Citizenfourf1

‘Citizenfour’ (id, Laura Poitras, 2014) obtuvo el Oscar al mejor documental en la pasada edición de los Oscars, ese premio que la Academia de Hollywood vende como si fuera sinónimo de calidad. Estando nominados otros trabajos como ‘La sal de la tierra’ (‘The Salt of Earth’, Wim Wenders, Juliano Ribeiro Salgado, 2014) o ‘Virunga’ (id Orlando von Einsediel, 2014) no voy a discutir por el hecho de si lo merecían más o no. La eterna discusión que se produce sobre todo premio, que muchas veces, y como pensaban actores de la talla de George C. Scott, Marlon Brando o Paul Newman, es ridículo.

Pero lo que narra este documental es absolutamente terrible. Aquello con lo que una vez fantaseó George Orwell para un ya lejano 1984 parece cobrar fuerza en estos días de exceso de datos, información, y todo el mundo como auténticos locos deshumanizados, pendientes de sus mails, móviles y demás inventos que no sirven para otra cosa que tenernos controlados. ¿Existe realmente la libertad de la que muchos presumimos? Laura Poitras sugiere que no. ¿Lo demuestra?

Citizenfourf2

El terror post 11-S

‘Citizenfour’ es la tercera entrega de una trilogía dedicada a la América post 11 de septiembre, una fecha que permanece como mancha en la historia de la humanidad, cuando una serie de locos que soñaban con satisfacer a un montón de vírgenes al otro lado de la muerte –hay que ser verdaderamente tonto para pensar semejante majadería− estrellaron dos aviones contra las Torres Gemelas de New York. En los Estados Unidos comenzó el reinado de la paranoia y se utilizaron medidas extremas para combatir el terrorismo, sobre todo el islámico.

El film es como un artículo de investigación filmado. En concreto recoge el encuentro de la directora, a la que nunca llegamos a ver pero oímos en más de una ocasión, con Edward Snowden, antiguo trabajador de la CIA y la NSA, que en el 2013 reveló una serie información supuestamente clasificada que mostraba la utilización de sistemas de espionaje masivo a los ciudadanos. En dicha reunión, que se largó durante varios días en un hotel de Hong Kong, estuvieron también presentes un periodista de The Guardian y otro del Washington Post.

El documental está filmado sin demasiadas estridencias ni trucos de los que echan mano muchos documentales ahora. Lo cierto es que formalmente no señala ninguna genialidad, o huella de autor, por parte de Laura Poitras. Ya fue suficiente valentía el hecho de atreverse a entrevistar a Snowden, quien se convirtió en fugitivo de la justicia de los USA, acusados de varios delitos de espionaje. Eso sí, gracias al montaje logra algún que otro instante de suspense, como aquel en el que suena la alarma de incendios del hotel, y Snowden comienza a ponerse nervioso. Instante que podría haber funcionado sin problemas en cualquiera de los found footage tan de moda. La realidad tomando prestado de la ficción y sus formas.

Citizenfourf3

La decisión es nuestra

Uno no puede dejar de sentirse abrumado ante lo expuesto en el documental, y aunque evidentemente no llega a ninguna conclusión porque quizá la intención es hacernos pensar y reaccionar de una maldita vez, la cantidad de cosas que se desvelan atemorizan a cualquiera, sobre todo las “diferencias” que aplica la Ley de espionaje de los Estados Unidos, creada en 1917 y modificada a lo largo de los años, pero no en algunas de sus escandalosas secciones.

Una de las imágenes más llamativas de ‘Citizen Four’ es curiosamente la final tras una conversación entre uno de los periodistas y Snowden, esos trozos de papel en los que se han anotado detalles no dichos en voz alta, y que destaca a la figura más importante del poder en los Estados Unidos. Escalofriante y al mismo tiempo logra el enfado por parte de un público que, de no conocer el caso Snwoden –que ahora está siendo llevado a la ficción por parte de Oliver Stone, de quien uno se acuerda todo el rato en ‘Citizenfour’−, puede pensar que está ante una de esas tramas de una novela de John Le Carré, como bien apuntan en el film.

Pero que la justicia haya retenido varias veces a Laura Poitras desde que decidió realizar documentales sobre la seguridad en su país es un dato que debería inquietarnos. Está bien que se tomen medidas contra los locos que pueblan el mundo, pero de ahí a que un poder dictamine que se es uno de esos locos hay un paso cada vez más estrecho. Mails y redes sociales –Twitter no se cita en el documental, lo cual no sé si tranquiliza o no−, mensajes y compras hechas por ordenador. Un rastro que los más poderosos siguen desde la sombra que les brinda su posición de decidir todo.



'Cenicienta', sorprendente mejora del original animado

Cartel de 'Cenicienta'

Vivimos unos tiempos en los que el cinismo está adquiriendo una preocupante popularidad a la hora de valorar prácticamente cualquier obra de ficción caracterizada por su inocencia, ya que cierto sector del público quiere algo más. Es evidente que las limitaciones impuestas por el dominio de lo políticamente correcto dificultan la aparición de creaciones más arriesgadas, pero es una pena que haya quien esté perdiendo la capacidad de disfrutar con relatos que simplemente quieren potenciar el lado bueno -e ingenuo- de las cosas.

No voy a negar que soy el primero que tiene muchas dudas cuando surge una película como ‘Cenicienta’ (Cinderella), pero en este caso no es su naturaleza de cuento de hadas, sino por los poco estimulantes precedentes de Disney haciendo versiones en imagen real de algunos de sus clásicos animados más queridos. Además, esta nueva película de Kenneth Branagh me echaba especialmente para atrás, por lo que mi sorpresa fue mayúscula cuando encontré una obra muy estimable que incluso supera al original animado de 1950.

La inocencia bien entendida de ’Cenicienta’

Lily James es Cenicienta

Uno de mis grandes problemas con los relatos más amables de nuestro tiempo es que tienden a confundir la inocencia con la estupidez, un gravísimo error, ya que lo primero puede ser increíblemente encantador, pero lo segundo haciéndose pasar por lo primero raro es que no acabe siendo molesto o incluso irritante. Ya os adelanto que no es el caso, pues el guión de Chris Weitz acierta con un enfoque respetuoso de la historia y también incidiendo en los motivos que llevan a los personajes a ser como son.

Ojo, con esto no quiero decir que sean grandísimos personajes que nos van a sorprender, ya que otra de las claves del libreto es la notable fidelidad a los eventos narrados en la película animada que Disney creó a partir del cuento de hadas de Charles Perrault y por ahí no vamos a encontrar grandes sorpresas. Si acaso, algunos detalles adicionales para darles un poco más de profundidad, pero siempre manteniendo esa inocencia respetuosa con la inteligencia del espectador.

Lily James y Richard Madden en 'Cenicienta'

Otro gran acierto de 'Cenicienta' es haber prescindido de grandes estrellas que canibalicen todo lo demás -aún recuerdo 'Maléfica' (Maleficent) y cómo de mal trataba a todos los demás personajes para que brillase Angelina Jolie-, lo cual permite que todos los personajes de 'Cenicienta' tengan entidad de propio, incluso aquellos que están a un paso de ser un poco pesados en su visión optimista de la vida -pienso básicamente en los padres de la protagonista-.

He de reconocer que lo único que daba por sentado era que Cate Blanchett iba a estar a la altura como la villana madrastra de Cenicienta y no me equivoqué, pero lo cierto es que todo el reparto cumple perfectamente su cometido. Por mi parte, me gustaría destacar especialmente a Lily James y a Richard Madden, a la primera por clavar el tono adecuado para un personaje que perfectamente podría haber sido cargante, algo que no sucede en momento alguno, y al segundo porque aprovecha muy bien el hecho de dar algo más de peso al príncipe en la historia, mejorando notablemente al de la cinta animada de Disney -uno de los aspectos más endebles de la misma- siendo al mismo tiempo respetuoso con el mismo en todo momento.

Reproduciendo la magia

Escena de la nueva versión de 'Cenicienta'

En una película como 'Cenicienta' seguro que todos nosotros dábamos por sentado un diseño de producción muy cuidado con especial atención a los decorados y, sobre todo, el vestuario, y lo cierto es que no decepciona lo más mínimo en este punto. Eso sí, lo realmente importante es que nunca llega a saturar -el momento más proclive a ello se salva echando mano de unos acertados detalles cómicos- y se ajustan como un guante a las intenciones de la película.

Y es que la principal pega que se le puede poner a 'Cenicienta' es que se supedita por completo al clásico animado y no propone realmente nada original -los cambios son para expandir y no para alterar-. Estoy convencido de que muchos se quejarán de que no intenta desmontar la historia de una forma u otra -ya sea algo tipo 'Encantada: La historia de Giselle' o al estilo de 'Frozen: El reino del hielo'-, ya que estamos ante una obra que llega en una época en la que esa inocencia de antaño parece insuficiente atractivo y hay que ofrecer algo más.

El nuevo carruaje de 'Cenicienta'

Personalmente, no tengo pega alguna a volver a ver un cuento de hadas de corte tradicional siempre y cuando esté realmente bien hecho y aquí tenemos un guión muy acertado que clava el tono que necesita y un reparto la mar de inspirado que se toma en serio sus personajes sin pasarse nunca de rosca. Todo ello aliñado con un esmerado trabajo técnico la convierten en un título muy a tener a cuenta.

Sí que me hubiera gustado ver algo más de arrojo y personalidad en la puesta en escena de Branagh, pues apuesta por una corrección británica que permite que 'Cenicienta' no decaiga y luzcan sus otras virtudes, pero es una pena que solamente me acordase de que él estaba tras las cámaras con algunos planos generales que me traían a la memoria a la excelente 'Mucho ruido y pocas nueces' (Much Ado About Nothing), pero más por una cuestión de decorados que por cualquier otra cosa.

Cate Blanchett es la madrastra de 'Cenicienta'

En definitiva, 'Cenicienta' es un notable cuento de hadas que hasta logra superar al mítico clásico de dibujos animados. Una sorpresa mayúscula que sirve para recordarnos que si bien tener muchas expectativas en algo puede acabar dando pie a una gran decepción -aún tengo bastante reciente la última-, cuando sucede todo lo contrario, como en el caso que nos ocupa, nos podemos llevar grandes alegrías. Muy recomendable siempre y cuando entendáis que raya a un gran nivel siendo lo que quiere ser y no lo que quizá os gustaría que fuese.



Otras críticas en Blogdecine :